El envejecimiento cutáneo es algo natural que ocurre con el paso de los años en todas las personas, pero especialmente en aquéllas que no cuidan su piel como es debido. El tiempo pasa factura a nuestra piel y vamos perdiendo colágeno y elastina, lo que conlleva a una pérdida de volumen dérmico que se ve más acentuado en algunas zonas como pueden ser la cara, cuello, escote y manos. Podemos prevenir este envejecimiento cutáneo aplicando la protección solar adecuada e hidratando convenientemente la piel.

Además, existen multitud de tratamientos que nos pueden hacer recuperar ese aspecto joven, terso y luminoso ya sea mediante la aplicación de tecnología diversa, mediante la infiltración de sustancias o la combinación de ambas. En este caso, juega un papel importante, la elección que hoy en día suelen hacer los pacientes, que solicitan tratamientos naturales, que puedan ofrecer buenos resultados disminuyendo la aparición de efectos secundarios. Se hace uso en estos casos de la medicina regenerativa, que tiene como objetivo utilizar los recursos propios de nuestro organismo y de esta forma regenerar los tejidos que se han dañado con el paso del tiempo.

Para arrugas más marcadas o profundas, hasta ahora, no disponíamos de ningún tratamiento autólogo que ofreciera las mismas ventajas que el plasma líquido, pero el Dr Ricardo Londoño, médico, MSc, de forma exclusiva presenta un innovador tratamiento para relleno de arrugas mediante una formulación específica del plasma rico en factores de crecimiento en forma de gel.

La forma de obtener el plasma es exactamente igual que para la forma líquida: se extrae sangre y mediante un exhaustivo proceso de centrifugación se separa el plasma con su concentración de factores de crecimiento del resto de las células.

Una vez obtenido el plasma, mediante un protocolo estricto de procesamiento térmico, el plasma se transforma en un gel autólogo que puede servir de filler o material de relleno para arrugas profundas.

Se puede infiltrar a nivel intradérmico o subdérmico dependiendo de la profundidad y lo marcada que esté la arruga. Además de tratarse de un material de relleno completamente natural, que minimiza el riesgo de reacciones alérgicas a los pacientes, presenta las otras ventajas añadidas que ya señalábamos con el plasma líquido, ofreciendo un efecto regenerativo y mejorando la estructura de la piel en general, recuperando la luminosidad de la piel y aumentando la consistencia y firmeza produciendo colágeno y elastina. Las áreas de tratamiento recomendadas para inyectar el plasma en gel son el cuello, las manos y el rostro.

El gel de plasma o plasma gel, es ideal para el tratamiento de líneas de expresión y arrugas superficiales como patas de gallo y arrugas peribucales. 

Se recomienda en el relleno de arrugas faciales como las del entrecejo, peribucales, surcos nasogenianos o líneas de marioneta. Incluso puede aplicarse para dar volumen en el rostro o aumentar el volumen de los labios, para un perfilado labial y reforzar las comisuras. 

Dentro de la gama de rellenos, el plasma gel supone varios beneficios sobre el resto, aunque lleva un proceso más largo que el PRP, sigue tratándose de un producto totalmente autólogo, esto evita cualquier riesgo de rechazo del material, reacciones alérgicas, además de evitar el riesgo de trasmisión de enfermedades.
Se puede utilizar en diferentes zonas de la cara y cuerpo sin límites de cantidad, siendo fácil de manipular y colocar. Es una opción viable para todos aquellos pacientes que desean mejorar su aspecto pero son reticentes con los rellenos de origen biotecnológico.

Los resultados son mucho más naturales y cercanos a un proceso orgánico de regeneración de la piel.

No hay un protocolo estándar de aplicación, el número de sesiones y la proximidad entre cada de ellas es en base al criterio de cada caso en particular, pero en promedio se recomiendan 3 sesiones con espacio entre 2 y 3 meses. Después de la última sesión se espera un efecto entre 8 y 10 meses, con un 25 % de fijación al organismo de forma definitiva. 

Es un método revolucionario, que sin duda puede llegar a convertirse en uno de los rellenos autólogos favoritos de la industria estética.


Deja un comentario