¿Qué son las estrías?

Se denominan estrías a las marcas atróficas de forma lineal o de franja, color rojo- violáceo o nacarado, que aparecen en la piel. Suelen aparecer en caderas, muslos, glúteos, mamas, abdomen, costados, cuando hay un estiramiento rápido de la piel como un embarazo, o por variaciones bruscas de peso, por ejemplo.

Son 2,5 veces más frecuentes en mujeres que en hombres y la predisposición genética es un factor importante en su aparición. Suelen ser asintomáticas; sin embargo, pueden causar mucho picor previo a la aparición de las mismas, sobre todo en las pacientes embarazadas.

¿Por qué aparecen?

Las estrías se producen a consecuencia de la rotura de las fibras de colágeno y de elastina que constituyen el ensamblaje fibroso de la dermis, con un moderado hundimiento de la estría en la región afectada. Además, ocurre un adelgazamiento de la epidermis con cambios de la coloración en fases iniciales, que pierde opacidad y deja ver la trama vascular, proporcionando ese color rojo-violáceo de la víbice o estría reciente.

Son diversos los factores que propician la aparición de las estrías; entre estos se encuentran situaciones fisiológicas como la pubertad, el embarazo, personas que realicen ejercicios que produzcan un aumento importante de la masa muscular, por ejemplo levantamiento de pesas, bailarines, etc.

Sin embargo, existen otros factores a considerar, como:

  • Alteraciones hormonales: Diabetes, Síndrome de Cushing.
  • Genodermatosis como el Síndrome de Ehlers-Danlos.
  • Medicamentos como los corticoides tópicos u orales de forma continuada o en grandes cantidades, etc.

Clínicamente se diferencian dos fases: una fase inflamatoria levemente elevada y de color violáceo, en ocasiones pruriginosa; y una fase cicatricial, atrófica, de color nacarado; aunque en algunas personas se pueden hiperpigmentar.

Al margen de posibles tratamientos, en esta alteración, como en la mayoría de las que afectan a la piel,  la prevención es el factor más importante. Entre las recomendaciones se encuentran las siguientes:

  • Evitar los cambios bruscos de peso.
  • Hidratar la piel, en especial las áreas susceptibles de estiramiento, como el abdomen y mamas en las embarazadas, con cremas hidratantes y aceites de ducha.


Las causas que desencadenan su aparición son varias. En el 20% de los casos aparecen debido a factores mecánicos, como los cambios frecuentes y rápidos de peso que producen una distensión en la piel, provocando que ésta se rompa. Los vaivenes hormonales, generalmente el aumento de estrógenos, son los responsables de su origen en un porcentaje que varía entre el 30 y el 70%; de ahí que sean muy frecuentes durante la adolescencia y el embarazo.

“La lesión es la misma, pero depende del estadio en que se encuentren se dividen básicamente en rosas o violáceas – según sea el tono de la piel, a más oscura más moradas- y blancas o nacaradas. Las primeras, son tiernas y recientes, la ruptura aún está vascularizada porque el organismo la intenta reparar activando la microcirculación, e incluso pueden picar. Las segundas, están ya cicatrizadas sin microcirculación alguna”, explica el Dr Ricardo Londoño. De ahí que sea mucho más sencillo tratarlas cuando aún son recientes que cuando llevan largo tiempo instauradas. Ocurre lo mismo con las cicatrices.

El ejercicio físico intenso, sobre todo cuando está dirigido a la musculación, es otra de las razones que pueden ocasionar esta lesión. Una dieta pobre en vitaminas y proteínas, la predisposición genética o la ingesta de determinados fármacos a base de corticoides, también pueden estar detrás de este problema, ya que producen una síntesis de colágeno alterada.

Las estrías suelen mostrarse como líneas paralelas inicialmente rojizas, brillantes y delgadas, que posteriormente adquieren la apariencia de una cicatriz, pudiendo presentar una formación de surcos en la piel con una coloración blanquecina. Generalmente aparecen en las mamas, las caderas, los muslos, los glúteos, el abdomen y los costados. También reciben el nombre de estrías gravídicas o marcas de estiramiento.

Otra de las causas de la formación de estrías puede ser una alteración del proceso de formación de colágeno, que es una sustancia que proporciona elasticidad a la piel. En este caso el origen puede ser un medicamento, una enfermedad preexistente (enfermedad de Cushing, síndrome nefrítico, etc.) o el uso excesivo de cremas.

Las estrías gravídicas o marcas de estiramiento deberían borrarse después de desaparecer la causa que las generó, como el embarazo o el crecimiento rápido propio de la pubertad. Aunque no siempre es así  y pueden perdurar en el tiempo si no se toman las debidas precauciones o se realizan los tratamientos necesarios.

Así sucede, por ejemplo, en el caso del embarazo en el que es recomendable utilizar cremas específicas para mantener la elasticidad de la piel. Por otra parte, la cafeína, el alcohol, el té y otras sustancias favorecen la aparición de estrías. Por el contrario, los alimentos ricos en vitaminas A, C, D y Zinc pueden ayudar a evitar su aparición.

La medicina estética, ofrece opciones como láser, peeling químico, radiofrecuencia, ultrasonido, subsición, según sea su caso específico.

¿La línea alba es una estría? 

Se llama así a la línea que suele aparecer en el abdomen durante el segundo trimestre del embarazo, pero no se trata de una estría, es simplemente es un aumento de las fibras de la piel en esa zona que se prepara para modificar su volumen. Normalmente es de un tono blanco o nacarado, pero puede oscurecerse por la exposición al sol o por una cuestión relacionada con las alteraciones en los estrógenos y prostágenos. Es importante saber que cuando la línea se vuelve negra no se debe usar ninguna crema blanqueadora.

¿Es cierto que no se pueden eliminar definitivamente?

El Dr Londoño indica: para tratarlas con éxito hay que aprovechar su incipiencia, que sean rojas de reciente aparición, que pueden llegar a difuminarse hasta en un 90%; cuando ya son antiguas, blancas o nacaradas, mejoran hasta en un 60/70% pero no se eliminan.

El tratamiento recomendado por el Dr Londoño  combina la radiofrecuencia bipolar fraccionada más infrarrojos, potenciado a base de biotecnología cosmética regenerante de alta eficacia y origen natural. Se aplica sobre las estrías a tratar con máxima precisión, gracias a un cabezal que emite pulsos de radiofrecuencia bipolar de forma fraccionada activando un proceso de regeneración multinivel que desemboca en una renovación muy completa y a la vez muy rápida pues la piel ‘sana’ de alrededor de los micro-puntos marcados, acelera el propio proceso de curación de la zona tratada. El número de sesiones varía según el tipo de estría a tratar y su nivel de asentamiento/antigüedad.

A consideración del médico puede usarse peeling químico mas mesoterapia en las zonas a tratar, según prescripción y valoración médica, en una combinación de diversos ácidos de acción exfoliante y regeneradora, como el salicílico, glicólico, pirúvico o láctico entre otros. Tras varias sesiones se consigue rebajar los bordes de la estría y estimular la circulación sanguínea. Se requiere un número variable de sesiones para conseguir resultados. El protocolo, se puede combinar con sesiones de mesoterapia a base de principios activos regenerantes como el silicio orgánico.

Citas? WhatsApp 3003501070

Deja un comentario